Inicio > Animación > Misión > La misión marista en el mundo nuevo


Marcelino y los jóvenes: ojos atentos, corazón compasivo

Mensaje del Ernesto Sánchez con motivo de la celebración del 6 de junio de 2018

 


Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Brasil: Comunidad San Marcelino Champagnat, Tabatinga

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

19 junio

Santos: Romualdo, Gaudencio
2004: El cardenal Juan Sandoval Iñiguez inicia el proceso de canonización del hermano Basilio Rueda

Calendario marista - junio

La misión marista en el mundo nuevo

 

Retos y perspectivas para el futuro

Los años que viviremos hasta 2017 serán fundamentales para el discernimiento de la misión marista en el mundo nuevo. Las llamadas del 21 Capítulo general nos impulsan a buscar una visión conceptual y una visión estratégica de la misión marista. La visión conceptual traducirá lo que Dios quiere de nosotros, maristas de Champagnat, ante la celebración del bicentenario de la fundación marista y las llamadas del Capítulo general. La visión estratégica nos ayudará a dar pasos estratégicos para la construcción de esa nueva realidad que Dios nos propone.

FMS champagnatResponder a las llamadas de la misión marista en el mundo nuevo exige fidelidad al sueño de Marcelino y gran atención a las llamadas y necesidades de los niños y jóvenes de hoy. El Capítulo nos pide “una presencia fuertemente significativa entre los niños y jóvenes pobres”.

Hemos avanzado ya bastante en esta dirección, pero debemos colocar más aún nuestro corazón junto a los niños y jóvenes en la realidad periférica o de frontera. Debemos asumir el reto de comprometer todas nuestras estructuras y frentes de misión, independientemente de las personas a las que atendemos, en la transformación de la realidad, de la justicia social y de la construcción del proyecto del Reino de Dios.

Para dar este paso es preciso, como dice el Capítulo, “ver el mundo con los ojos de los niños y jóvenes pobres”. Lo cual significa ver el mundo desde abajo, desde el nivel de los excluidos y olvidados de este mundo, tal como lo vieron María y Marcelino. Ver el mundo desde abajo exige desplazamientos. La presencia sincera, verdadera y solidaria junto a los niños y los jóvenes pobres favorece la conversión personal e institucional del corazón. La evangelización y el compromiso con la vida en plenitud, conforme al Evangelio, deben estar en todos nuestros proyectos de misión así como en nuestros corazones y en nuestras mentes.

59606 visitas