Inicio > Animación > Cmi > Brasil

 

 


 



 


Ernesto Sánchez, Superior general

El nuevo comienzo ya ha comenzado
H. Ernesto Sánchez, Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Italia: Conferencia Europea Marista en Siracusa

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

24 noviembre

Santos: Andrés Dung_Lac y compañeros mártires, Flora

Calendario marista - noviembre

Ad gentes ayer

 

Ad gentes hoy

Cmi

29/07/2010: Brasil

Amigo Teófilo, he recibido con gran alegría aquí en este rincón marista de Recife tu nombramiento para ser el coordinador del actual Proyecto ad gentes. Es un trabajo que te pide el Consejo general cuando ya pensabas en el feliz retorno a Ermesinde donde hubieras podido continuar proyectos más personales. Pero así sucede en la vida religiosa. Y la Biblia también nos dice que los caminos del Señor no son los nuestros. Y cuando optamos por Él, esto se vuelve más evidente. En todo caso, a mi modesto parecer, el Consejo general escogió bien. Conociéndote desde el tiempo en que enseñábamos juntos en el colegio marista de Carcavelos y no tengo duda de que harán un buen trabajo. Felicitaciones, pues y adelante.

Con todo, te escribo para decirte que el Proyecto ad gentes, no es sólo de hoy. Yo creo que ha sido vivido a lo largo de toda la historia de la Congregación. Y me gustaría compartir contigo y con los lectores de la página una reflexión que me viene cuando visito el cementerio en la colina de Apicucos, aquí en Recife. Allí están enterrados grandes hombres y religiosos que fueron auténticos misioneros ad gentes. Tal vez en aquel momento no se usase esa palabra, pero la realidad era esa. En ese cementerio está una provincia marista del cielo que vivió la espiritualidad misionera a tiempo y a destiempo.

O, con otras palabras, en este recinto sagrado reposan los restos mortales de una pléyade de HOMBRES de temple, de sabios y santos, que gastaron sus fuerzas y su vida en la construcción de nuestra Provincia de Brasil-Norte. Fueron ellos que, con audacia y coraje, construyeron colegios y escuelas de renombre, de fama incomparable, fruto de mucho amor a la obra marista, de mucha dedicación, de mucho sacrificio y, por qué no decirlo, de mucho heroísmo. Sí, porque en aquella época les faltaba todo, menos el empeño de querer hacer lo mejor, de actuar lo mejor posible. Aún siendo autodidactas, atrajeron legiones de hijos de políticos y hombres de cultura; y estos les confiaron, con orgullo, la educación cultural, social y religiosa de sus jóvenes, para que tuvieran éxito en sus vidas.

Desde este cementerio, desde estos sepulcros silenciosos, es como que oímos un clamor persistente que no deja de transmitir el eco de tantas virtudes, auténticamente maristas, y necesarias a todo misionero ad gentes: “Nosotros siempre vivimos en la humildad, en la sencillez y en la modestia; nosotros siempre buscamos ser los seguidores de las enseñanzas de nuestro Padre Fundador, San Marcelino Champagnat. Al despertar del día siempre nos acompañaba la alabanza de la Buena Madre y la participación en la Eucaristía. Y éramos muy felices, aún sin tener acceso a los medios modernos y al confort que ustedes bien conocen”.

Teófilo, amigos, ¡ésta es la PROVINCIA MARISTA DEL CIELO! Veamos el DESFILE de los BATALLONES de nuestros valientes trabajadores, con el pelotón francés como líder, homenajeando los 100 años (en febrero 2011) de la instalación de los maristas en Apipucos:
57 franceses (56 hermanos y un ex-hermano)
35 brasileños (28 hermanos; 2 postulantes; 1 junior; 1 afiliado; 3 laicos)
22 portugueses (18 hermanos; 2 postulantes; 1 ex-hermano; 1 laico)
8 españoles (7 hermanos; más 1 hermano de feliz memoria, fallecido en España)
3 alemanes (3 hermanos)
1 luxemburgués (1 hermano)
1 italiano (1 hermano)
1 checoslovaco (1 hermano)

Fueron auténticos apóstoles de cultura, la mayoría de ellos, en tierra ajena. Es verdad que para el misionero ad gentes todo el mundo es su tierra. Y para estos insignes misioneros el Brasil fue de hecho su tierra. A esta pléyade de héroes ya fallecidos, podemos entonces agregar unos pocos, exactamente 6, de edad avanzada, que vamos viviendo la espiritualidad ad gentes, aquí en Brasil Norte, si Dios lo permite: 2 franceses (de 95 y 87 años); 1 alemán de 90 años; 1 español de 87 años; y 2 portugueses (de 88 y 84 años).

Hermanos de 8 países diferentes: 128 que ya pasaron la frontera, 6 que por ahí andamos. Es un bello florilegio, que puede ser un ejemplo para los jóvenes (y menos jóvenes) misioneros ad gentes de la época moderna. Ellos supieron vencer en este rincón del nordeste brasileño con los instrumentos que tenían a mano, mucho más humildes que los que tenemos hoy. Deseo a los nuevos misioneros ad gentes el mejor de los éxitos en el anuncio de la Palabra, en la multiplicación y expansión del carisma marista por tierras de Asia y por otras tierras.

___________
H. Arménio Martins
Provincia de Brasil-Centro Norte

6323 visitas
Cmi