Inicio > Noticias > España: Reunión de Madrid: 30 de abril – 4 de mayo de 2008


Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

México: Visita del Provincial al Colegio Marista Primaria de Aguascalientes

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

26 mayo

Santos: Felipe Neri y Zacarías

Calendario marista - mayo

Equipo de Postuladores

 

Archivo

Reunión de Madrid: 30 de abril – 4 de mayo de 2008

25/06/2008: España

Cada año el equipo completo de Postuladores celebra una reunión. En esta ocasión nos reunimos en Madrid, en nuestra casa de Xaudaró, del 30 de abril al 4 de mayo. Estuvieron presentes los hermanos Mariano Santamaría, por las causa de nuestros mártires de España; Alain Delorme, vicepostulador de la causa del hermano Henri Vergès; los dos hermanos de México: José Flores García y Jorge Flores Aceves, que se ocupan de la causa del hermano Basilio, y el hermano Giovanni Maria Bigotto, Postulador general

Una mirada retrospectiva nos permitió darnos cuenta del trabajo efectuado: la causa del hermano Basilio está siendo examinada por los teólogos encargados de leer sus escritos. El tribunal por la causa del hermano Henri Vergès, incoada en Alger, está llamando a los testigos que lo conocieron. El hermano Alain Delorme acaba de escribir un nuevo libro sobre el hermano Henri Vergès: “Prier 15 jours avec Henri Vergès” (Orar 15 días con el hermano Henri Vergès). Se trata de un libro que nos invita a entrar en la intimidad del mártir y a rezar con él. Tenemos la intención de traducirlo al español, inglés y portugués.

El hermano Mariano está acabando la positio sobre el grupo de mártires formado por el hermano Eusebio y otros 58 hermanos. Se encarga asimismo de la publicación regular del folleto “Testigos”, donde recoge testimonios y presenta la biografía de los mártires. Las beatificaciones del 28 de octubre de 2007 supusieron para él un sinfín de viajes a los pueblos y ciudades de nacimiento de los nuevos beatos, para asistir a celebraciones, e incluso dirigirlas a veces, informando a los fieles sobre el martirio de dichos hermanos.

Durante nuestra reunión dedicamos mucho tiempo a las peregrinaciones; fuimos a los lugares donde los hermanos fueron asesinados y ahora están inhumados. En Barruelo, donde fue asesinado el hermano Bernardo, la gente nos acogió con gran simpatía, repitiendo una y otra vez que Bernardo era “su” santo, que su cuerpo reposaba en “su” iglesia parroquial. Nos reunimos con antiguos alumnos suyos, y sobretodo nos emocionamos con el testimonio del hermano Pedro Sanjosé. Dicho hermano nació en Barruelo en 1935; a los 7 años hizo la primera comunión en la iglesia donde nos encontrábamos. Más tarde la vocación marista lo llevó a Chile y Argentina, donde ejerció su apostolado. Regresó a España por problemas de salud. Actualmente se encuentra en la comunidad de Lardero. Ante nosotros recitó el preámbulo de Platero y yo, donde se encuentra, según él, la definición del educador.

La peregrinación a Torrelaguna, patria del cardenal Cisneros, tuvo un encanto especial. En ese pueblo, a 40 Km. de Madrid, había nacido el hermano Crisanto, mártir en Les Avellanes. Los tres hermanos que formaban la comunidad en 1936 también fueron asesinados. Sus restos mortales reposan en una bonita urna blanca de mármol, en una capilla lateral de la gran iglesia parroquial. Ahí tuvimos una celebración presidida por el Vicario general de la diócesis, en presencia de unas cien personas. Muchos nos hablaron de la fuerte huella que dejó entre la población la educación dada por los hermanos. La veneración que las personas que viven actualmente sienten hacia ellos es evidente; está clarísima en las alabanzas, la simpatía y la acogida cordial que la gente nos deparó.

La última etapa de nuestra peregrinación fue Toledo, ciudad donde fueron fusilados los 11 hermanos que formaban la comunidad en 1936. Ahí, toda la comunidad nos da el testimonio de fidelidad al Señor hasta la sangre. Los restos mortales de los hermanos reposan en un bello sarcófago de mármol en la iglesia de santa Teresa, cercana a nuestro colegio. Nuestros hermanos de Toledo nos reservaron una acogida muy calida; rezaron con nosotros, juntos depositamos un ramo de flores rojas sobre el sarcófago blanco, y juntos compartimos también el almuerzo.

Esos momentos de contacto con nuestros mártires nos permitieron constatar la fama que tienen como “testigos de Cristo” entre la gente sencilla, los cristianos de esas parroquias que les rezan, los admiran y se sienten orgullosos de tener en su iglesia los restos mortales de esos educadores maristas. Por su muerte y presencia en las iglesias parroquiales, siguen dando testimonio de la primacía del Señor Jesús. Para la gente, los hermanos son sus mártires, sus santos, su orgullo.

Para nosotros, postuladores, fueron momentos alentadores. En algunos casos en que estamos tentados, a veces, de olvidar o banalizar a nuestros propios mártires, los cristianos sencillos mantienen encendida la llama de la veneración, la confianza, la invocación y la plegaria. Esta fe del pueblo de Dios es un bálsamo para el corazón de nuestra fe.

6612 visitas