Inicio > Noticias > Siria: Los Maristas azules – Alepo

 

 


Para recibir noticias sobre el Capítulo en su correo, haga clic aquí y rellene el formulario

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Emili Turú - La Valla: casa de la luz

Emili Turú
Superior general



 

FMSI

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

México: Maristas del Bachillerato “Asunción Ixtaltepec” se solidarizan con Juchitán

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

26 septiembre

Santos: Cosme y Damián, Cipriano, Virgilio
1889: partida de los primeros hermanos a Colombia
1968: partida de los primeros hermanos a Paraguay (Hnos. Juan Cruz Arbiol, Feliz Aldunate y Santiago Sánchez) del puerto de Barcelona
2009: H. Emili Turù elegido Superior General

Calendario marista - septiembre

«Gracias por vuestra solidaridad»

 

Archivo

Los Maristas azules – Alepo

14/12/2012: Siria

Después de nuestra última carta del 26 de octubre, la situación militar sobre el terreno no ha cambiado mucho. A pesar de los combates en las calles, los bombardeos, los coches-bomba, los francotiradores, los asesinatos y los secuestros, ninguna de las dos partes en conflicto ha conseguido la superioridad en Alepo.

Por otra parte, la situación humanitaria es catastrófica. Falta de todo: pan, agua,  electricidad, gasolina, gas y gasoil por citar solo las necesidades elementales. Estos productos existen en las demás ciudades sirias a un precio normal. Pero el abastecimiento de Alepo es imposible, todas las carreteras de salida y de entrada a la ciudad están en poder de los rebeldes, que impiden el suministro de estos productos. Y cuando se les puede conseguir, es a un precio inabordable para la mayoría de la gente: el pan 10 veces superior a su precio, la gasolina 5, el gasoil (para la calefacción) 12 veces, el gas (para la cocina) 9 veces superior. Los habitantes de Alepo tienen frío (es invierno), tienen hambre y están desesperados. Además, la electricidad está racionada o cortada completamente como hace algunos días, cuando la principal central eléctrica fue bombardeada, dejando a Alepo en total oscuridad durante 48 horas, sin iluminación en los inmuebles ni en las calles; dejando a sus habitantes sin agua (sin electricidad no es posible el suministro) y con un frío glacial, faltos de electricidad para los calentadores y de gasoil para alimentar la estufa o la calefacción central.

Las comunicaciones son muy difíciles: los teléfonos móviles, internet, las comunicaciones internacionales están interrumpidas con mucha frecuencia. Abandonar Alepo supone una dura apuesta: por carretera, se corre el riesgo de ser secuestrado o asesinado; por avión, se deben sortear los disparos sobre la carretera del aeropuerto que han matado a más de uno. El número de desplazados aumenta: una somera estadística de los enfermos que acuden a mi consulta, me ha mostrado que el 80 % no viven en su domicilio y se han trasladado a casa de parientes o de amigos que viven en barrios aún “seguros”. La vida ha llegado a ser tan cara que incluso la clase media no consigue sobrevivir. ¡Qué se puede decir de los pobres y de los desplazados de los que somos responsables!

Nosotros continuamos nuestro trabajo entre los desplazados con “los Maristas Azules”. La mañana está destinada a la distribución de productos alimenticios y sanitarios y al “centro médico” en donde atendemos de 30 a 50 pacientes por día. Por la tarde, los adultos de nuestro grupo con los dos Hnos. George visitan a las familias y los jóvenes con el H. Bahjat se ocupan de los niños. Nuestro proyecto: “quiero aprender” pretende la alfabetización de los niños desplazados inculcándoles las nociones básicas de escritura y de cálculo. Los desplazados sufren mucho del frío, pues las salas de clase donde se alojan carecen de equipo de calefacción. Deben contentarse con jerséis gruesos y con mantas que les hemos proporcionado.  Por nuestra parte, hemos instalado en cada escuela un calentador eléctrico de agua para que puedan lavarse con agua caliente (siempre que la electricidad y el agua estén disponibles).

Nuestro proyecto “El Cesto de la Montaña” cumple ya su 5º mes. Como os habíamos informado en nuestras cartas, este proyecto pretende proporcionar un cesto (suficientemente nutrido para una familia) de alimentos una vez al mes a familias cristianas sin recursos del barrio de Djabal Al Saydé, a fin de calmar su hambre dándoles un mínimo vital para sobrevivir. El domingo, 2 de diciembre ha tenido lugar la distribución del 4º cesto mensual a 291 familias. El 5º está previsto para la vigilia de Navidad e incluirá por primera vez un kilo de carne. El día de Navidad será un festín para estas familias que no han probado la carne desde hace ya cinco meses.

Todos los habitantes de Alepo, incluidos nuestros desplazados, nuestros pobres y nuestros voluntarios se sienten afectados por el cansancio y el desánimo ante esta situación que perdura desde hace 5 meses en Alepo y 21 meses en Siria. No ven el final del túnel. Están hartos del ruido de las bombas y de los fusiles, de la pobreza, de la privación, del hambre, del frío, de las destrucciones, del desplazamiento y de la muerte que acecha en todo momento. Sufren al ver que su ciudad y su país se están destruyendo y han perdido toda esperanza en el futuro.

Lo que nos consuela, es esta red de solidaridad que se ha creado entorno a nosotros. En primer lugar, los parientes y los sirios de la diáspora que aprovechan cualquier ocasión para manifestar su fidelidad y su afecto a los compatriotas que permanecen en su país de origen. Luego, claro está, todos vosotros: amigos, conocidos o amigos de amigos que nos habéis apoyado y continuáis haciéndolo por diversos medios.

A todos vosotros, en nombre de nuestros equipos: « El Oído de Dios », « Maristas azules » y « el Cesto de la montaña » quiero daros las Gracias por vuestra solidaridad, vuestra amistad y vuestro afecto. Deseamos que Navidad sea para vosotros Alegría y Paz. Que nuestro Señor, Dios del Amor y de la Paz, haga que acabe nuestra pesadilla y que viva en nosotros esta Esperanza que, tras las tinieblas, hará brotar la luz, y que, de nuevo, podamos vivir en paz y en seguridad.

Os deseamos lo mejor para 2013.

______________
Alepo, 12 de diciembre de 2012
Nabil Antaki, en nombre de “Maristas Azules”.

5476 visitas