Inicio > Noticias > Siria: Avanzar


Marcelino y los jóvenes: ojos atentos, corazón compasivo

Mensaje del Ernesto Sánchez con motivo de la celebración del 6 de junio de 2018

 


Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Siria: Maristas azules ayudan a los refugiados cerca de Tell Rifaat

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

22 junio

Santos: Paulino, Tomás Moro, Juan Fisher

Calendario marista - junio

Carta de Alepo nº 28 (12 de diciembre)

 

Archivo

Avanzar

16/12/2016: Siria

Mientras escribo esta carta están siendo liberados la mayoría de los barrios de Alepo ocupados por los terroristas, se han despejado las calles de todo lo que impedía la comunicación entre las partes de la ciudad. Mientras que muchos rebeldes armados aprovecharon la amnistía para rendirse y a pesar de todas las llamadas (mundiales y locales) para evacuar Alepo, un grupo de terroristas (especialmente del frente Al Nusra) se negó a rendirse. Siguen obstinados e intensifican el bombardeo de los barrios de la zona oeste de la ciudad.

Asistimos a un nuevo desplazamiento. Miles de familias abandonan la zona este de la ciudad y vienen a refugiarse en las zonas más seguras.

Se escuchan voces que hablan de que antes de Navidad toda la ciudad de Alepo estará reunificada. Esperamos que ello signifique el fin de las hostilidades, el fin de la pesadilla, el fin del terror y, especialmente, la instauración de la paz tan esperada desde hace casi cinco años. (en Alepo).

En el aspecto humano de los habitantes de la ciudad, ¿quedará mucho trabajo por hacer? ¿Cómo ayudar a que la gente vuelva, se reinstale, confíe en el otro, acepte la reconciliación? ¿Qué decir a los padres de los mártires, de los heridos, de los que presenciaron la destrucción de sus casas? ¿Cómo dirigir la mirada cuando se sospecha que son nuestros enemigos? ¿Podremos confiar en un futuro de paz? ¿Qué garantía se puede ofrecer a los desplazados y a los refugiados que han dejado todo atrás y se han trasladado al extranjero donde han rehecho sus vidas? ¿Qué respuesta dar a los que desconfían, a los que tienen dudas, a los que anuncian nuevos males?

¿Estamos preparados para iniciar un nuevo camino? Si la esperada paz se establece entre nosotros, ¿cómo despertar en las personas sus responsabilidades, sus deberes cívicos y sociales? 

Todas estas preguntas y muchas otras inundan nuestra mente. Tal vez sea pronto para darles una respuesta, pero hay que compartirlas y empezar a pensar.

Estos días, los habitantes de la zona oeste de Alepo salen a la calle y caminan por lugares antes peligrosos o que estaban prohibidos. Algunos van descubriendo la situación en que han quedado sus tiendas, sus casas, sus lugares de culto. La guerra pasó dejando su huella: todo ha sido robado, todo ha sido destruido, a veces todo ha desaparecido o está desfigurado. Tomamos fotos, nos indignamos, lloramos... Miramos a ver si podemos recuperar algo: ¿un recuerdo, un libro, algo que no se han llevado los señores de la guerra? La gente se imaginaba el daño que se estaba causando pero la realidad supera muchas veces lo imaginado y les hace descubrir el horror de los crímenes cometidos.

Aún queda el trabajo de eliminación de las minas. Una docena de niños han empezado a jugar en un parque público. Una mina acabó con sus vidas… hay que evitar circular por zonas en las que ha habido combates.

Los barrios de la zona oeste de la ciudad continúan recibiendo su bombardeo diario de metralla, de cohetes, de morteros y de misiles. La muerte continúa causando estragos. El miedo no para de crecer. Hace tres semanas, una escuela primaria fue alcanzada por un misil. Al menos 8 alumnos murieron y más de 100 personas fueron hospitalizadas mientras se producía un vergonzoso silencio de los grandes de este mundo y una breve y tímida alusión de los medios de comunicación.

Hace unos días, el Dr. Nabil nos invitaba a mantenernos vigilantes: “la desinformación continúa: entre otras cosas, algunos medios de comunicación informan de “la caída de Alepo” en vez de decir que “Alepo ha sido liberada”. Cuando escuchamos a los desplazados que llegan desde el este de la ciudad, para los que estamos a su lado, la realidad de la liberación no es suficiente para expresar el fin de la pesadilla que viven. Estaban tomados como rehenes por personas armadas. Se les prohibió salir, abandonar el lugar. Cuando llegó el ejército se sintieron seguros. Querían marcharse cuanto antes. ¿Cómo conseguir que los medios de comunicación reflejen la realidad tal cual es?

El domingo 30 de octubre, durante su día “libre”, el equipo de animación de los Maristas Azules, fue a visitar a cuatro familias de las más pobres entre las que podemos atender. Dedicó un tiempo a compartir con ellos y a orar. Hemos insistido en la importancia de la escucha y del respeto a toda persona y nos estamos orientando cada vez más hacia las familias más pobres.

El día 12 de noviembre de 2016, en un programa especial “Ajrass Al Mashreq = las campanas del levante” de la cadena de TV Al Mayadin, el Dr. Nabil presentó “la profundidad y el sentido de la acción solidaria en tiempo de guerra”.

El gobierno de Navarra (España) nos otorgó el “XIV PREMIO INTERNACIONAL DE LA SOLIDARIDAD – 2016”. La ONG marista 'SED' había presentado nuestra candidatura. En la conferencia de prensa del día 30 de octubre de 2016, Miguel INDURÁIN, miembro del jurado, expuso los motivos de esta elección: “en reconocimiento al trabajo por la paz desarrollado por los Maristas Azules en una de las zonas más afectadas por la guerra en Siria, la ciudad de Alepo; por su defensa de los derechos primordiales de la persona humana, el derecho a la vida y por su colaboración con otras organizaciones”.

El hermano Georges se reunió con estudiantes de tres centros educativos de secundaria. También lo hizo con adultos y personas interesadas en la situación en Siria. Les explicó la realidad de la vida cotidiana en la ciudad y presentó la labor de los Maristas Azules. Muchos de los que le escucharon han expresado su solidaridad con el pueblo sirio.

Una de las preguntas se repitió varias veces “¿De dónde sacan la fuerza para continuar su misión?” Como puedes imaginar, nuestra fuerza radica en nuestra fe, nuestra fe en Jesucristo, cercano a los pobres y a los condenados. Un Jesús que nos invita a salir al encuentro del otro, especialmente del más afligido, del más herido, del más magullado”.

En grupo, los niños se acercaron al hermano Georges, le hicieron unas cuantas preguntas y, al final, le entregaron una pequeña donación… Un gesto inolvidable… Un gesto solidario... Un gesto que sobrepasa todas las fronteras.

El Presidente del gobierno de Navarra y el Director de la Laboral Kutxua animaron a los Maristas Azules a que siguieran con su trabajo. El hermano Georges, en sus palabras de agradecimiento, anunció que este premio era un honor, ciertamente, para los Maristas Azules, pero que lo dedicaban también a todas las víctimas de la guerra... El premio llega en un momento de sufrimiento para la ciudad de Alepo. Esta solidaridad internacional nos estimula para resistir y continuar con nuestra misión. Nuestro agradecimiento es una promesa: “permanecer ahí, seguir, estar muy cerca de los que sufren”.

En una visita a Alemania, el hermano Georges pudo conocer a amigos que escucharon de viva voz a un testigo directo de la situación de Alepo. Los oyentes descubrieron una realidad diferente de la que suelen informan los medios de comunicación occidentales y apreciaron nuestra acción solidaria en favor de más de un millar de familias.

Contamos con una amplia red de amigos que nos apoyan y oran por nosotros. Aprovecho esta oportunidad para darles las gracias y manifestarles lo mucho que apreciamos y estimamos su apoyo y sus oraciones.

A finales de noviembre, hemos entregado a cada uno de los miembros de las familias a las que podemos ayudar (y se cuentan por millares) un par de zapatos y ropa nueva.

Estos días, la situación caótica de los bombardeos nos ha obligado a decidir, por medida de seguridad, la suspensión momentánea de dos de nuestros proyectos: “Aprender a crecer” y “Quiero aprender”.

En noviembre, debido a un misil que cayó cerca del centro de distribución de nuestro programa “Gota de leche”, se hicieron trizas todos los cristales de las ventanas. Afortunadamente, sin otras consecuencias; solamente se produjeron daños materiales.

Los equipos de distribución de agua no tienen descanso. En pleno invierno, a pesar de la liberación de la estación de bombeo de agua que se encuentra en el interior de los barrios liberados por el ejército sirio, el agua sigue cortada al igual que la electricidad.

Hemos terminado el programa de formación de cien horas “como elaborar un mini proyecto” al que asistían 20 personas. Los participantes han redactado sus proyectos y esperan la evaluación de los mismos por la Junta del MIT y la elección de dos de ellos que serán financiados por los Maristas Azules.

Nuestra lista se ha visto ampliada con un nuevo proyecto de desarrollo. Se trata de “Corte y confección” destinado a las mujeres. Se inició en noviembre de 2016 y participan en él 24 mujeres. Seguirán, durante cuatro meses, a razón de seis horas por semana, una formación en corte y confección.

Todos los demás programas: distribución de canastas alimenticias y sanitarias, distribución de mantas y colchones, distribución de recipientes de agua, ayudas al alquiler, a los civiles heridos de guerra y el programa de salud, el Skill School y la lucha contra el analfabetismo, continúan con normalidad.

En nombre de todos los Maristas Azules y de sus beneficiarios os invito a poneros en marcha camino de la Navidad.

 

En camino hacia la Navidad, avanzamos…
Nosotros, pueblo en búsqueda, pueblo a la espera, pueblo de esperanza…
En camino hacia la Navidad, avanzamos…
Guiados por una estrella, una estrella de paz y solidaridad...
En camino hacia la Navidad, avanzamos…
Un solo deseo guía nuestros pasos: encontrar a un niño, encontrar la sonrisa de un niño, encontrar lo humano de un niño…
En camino hacia la Navidad, avanzamos…
Las manos extendidas hacia el otro, el distinto, el extranjero, el desplazado, el no querido…
En camino hacia la Navidad, avanzamos…
Y cantamos: “Paz a los hombres de Buena Voluntad”.

Feliz Navidad y feliz año nuevo 2017.

________________

12 de diciembre del 2016
Hermano Georges Sabe, en nombre de los Maristas Azules.

4156 visitas