Inicio > Noticias > Portugal: Los maristas de Lisboa acogen refugiados


Marcelino y los jóvenes: ojos atentos, corazón compasivo

Mensaje del Ernesto Sánchez con motivo de la celebración del 6 de junio de 2018

 


Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Ghana: Primeras profesiones en el noviciado de Kumasi

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

19 junio

Santos: Romualdo, Gaudencio
2004: El cardenal Juan Sandoval Iñiguez inicia el proceso de canonización del hermano Basilio Rueda

Calendario marista - junio

Corazones abiertos a la ayuda y la acogida

 

Archivo

Los maristas de Lisboa acogen refugiados

30/01/2017: Portugal

Durante el verano de 2015, ante la creciente ola de refugiados que buscaban refugio en Europa, el Papa Francisco lanzó el desafío a parroquias y casas religiosas para que abrieran sus casas a la acogida. También hubo llamadas, con el mismo objetivo, desde el gobierno y la sociedad civil. La Provincia marista Compostela destinó varios espacios a esa finalidad.

En Portugal, los maristas de Carcavelos, de Lisboa y de la Fundación Champagnat se comprometieron en la acogida de dos familias. Su compromiso comprendía apoyar en el alojamiento, el aprendizaje de la lengua, la escolarización de los niños, el cuidado de la salud y la inserción en el mercado laboral. Las primeras expectativas se fueron apagando debido a los lentos procesos burocráticos de la Unión Europea. Algunas personas e instituciones terminaron renunciando a la acogida. 

En noviembre de 2016, más de un año después, volvimos a tener noticias concretas sobre una familia que iba a llegar. Había que reactivar los esfuerzos y las gestiones de acogida para recibir, lo mejor posible, a los que llamaban a nuestras puertas. El día 20 de diciembre, algunos de nosotros, acudimos al aeropuerto, con los brazos abiertos para recibir a un padre, una madre encinta, y tres niños de tres, siete y nueve años. Llegaba también otra familia, emparentada con la anterior, que iba a ser recibida por otra institución de una zona diferente de Lisboa. El compartir las necesidades, la apertura y diálogo entre las familias e instituciones involucradas ha permitido un acercamiento de las dos familias.

Gracias a la colaboración de todos, de la propia familia, de los estudiantes, padres, hermanos y educadores Maristas, el proceso ha transcurrido con normalidad, a pesar de las dificultades propias de las diferentes culturas, pero deseosos de empezar una nueva etapa de la vida. Los niños se integraron inmediatamente a la escuela marista de Carcavelos al iniciarse el segundo trimestre escolar. También los padres han empezado a aprender la lengua y a dar los primeros pasos de la integración gradual en la sociedad.

Las autoridades civiles han solicitado también que la casa marista de Ermesinde abriese sus puertas a la acogida de menores no acompañados. Un pequeño grupo de estos niños está a punto de encontrar un lugar donde vivir, crecer, amar y ser amados.

En la época de Navidad y del Bicentenario marista algunas personas no pudieron disfrutar de tiempo para sí mismas, para sus propias familias y proyectos, pero supieron abrir sus corazones para este tipo de acogida y ayuda. Han conseguido y siguen consiguiendo que suceda una Navidad todos los días y que, en el Instituto, vaya tomando cuerpo el “nuevo comienzo”.

_______________
H. António Leal

 

1405 visitas