Inicio > Noticias > México: Hermanos José Eduardo Maciel Mota y Miguel Osvaldo Pérez Argüello

Sínodo sobre los jóvenes

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Colombia: Asamblea de hermanos in Cali

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

15 octubre

Santos: Teresa de Jesús,Severo, Tecla

Calendario marista - octubre

Dos primeras profesiones en la Ciudad de México

 

Archivo

Hermanos José Eduardo Maciel Mota y Miguel Osvaldo Pérez Argüello

22/12/2017: México - Álbum fotográfico

En la Ciudad de México, el día 16 de diciembre, los Hermanos José Eduardo Maciel Mota y Miguel Osvaldo Pérez Argüello hicieron por primera vez sus votos religiosos, según las Constituciones de los Hermanitos de María.

La Misa fue presidida por el Padre José Francisco Magaña Aviña S.J. y asistieron familiares y amigos de los neoprofesos, así como un buen grupo de Hermanos que fueron testigos de este importante momento en la vida de todo discípulo de San Marcelino Champagnat.

José Eduardo y Miguel Osvaldo realizaron la primera parte de su prenoviciado de dos años en la ciudad de Aguascalientes (México) bajo la dirección del Hermano Juan José Ramírez Oliva para posteriormente tener una experiencia de seis meses de vida apostólica en las comunidades del Instituto México Secundaria y del Colegio México Bachillerato.

Su discernimiento fue guiado durante los dos años de noviciado por el equipo formador liderado por el Hermano José Miguel Caballero. En Medellín (Colombia), tuvieron la oportunidad de experimentar la vivencia de los consejos evangélicos, la vida comunitaria, el trabajo manual, la oración y momentos de sencilla proyección apostólica.

El Hermano José Sánchez Bravo, superior provincial de México Central, recibió los votos en nombre del superior general y dirigió un mensaje en el que invitaba a los neoprofesos a que su corazón “latiera al ritmo marista” como lo hacen los hermanos en los lugares donde se encuentran los niños y jóvenes en situación de mayor vulnerabilidad.

Al terminar la Eucaristía se cantó el Sub tuum praesidium (Bajo tu amparo) para poner a los hermanos neoprofesos en manos de la Santísima Virgen.

2555 visitas