Inicio > Noticias > Casa general: Líderes para una familia global

Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Siria: Instituto Marista para la Formación (MIT) con los Maristas Azules - Alepo

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

20 septiembre

San Adres Kim y Pablo Chong y sus compañeros mártires
1936: fue asesinado en Barcelona el hermano Eusebio
2000 Juan Pablo II bendice la estatua de san Marcelino colocada en la fachada lateral izquierda de la Basílica vaticana

Calendario marista - septiembre

H. Ken McDonald

 

Archivo

Líderes para una familia global

05/03/2018: Casa general

Durante el Capítulo en Rionegro (Colombia), los hermanos eligieron al Superior general y su Consejo. Son los líderes del Instituto quienes, durante los próximos ocho años, pondrán en práctica la llamada del Instituto: “Viajar juntos como una Familia Global”.

Invitamos a los miembros del gobierno a presentarse y decirnos cómo ha sido el desafío de esta nueva misión hasta ahora. Hoy presentamos el texto escrito por el Hermano Ken McDonald de la provincia de Australia, elegido como consejero general.

 

H. Ken McDonald

Crecí en Queensland, un estado de Australia que tiene una reputación de clima cálido y excelentes playas. Tengo tres hermanas casadas que tienen sus propias familias. No me fui de Queensland hasta que me hice Hermano Marista. Tenía ganas de trabajar con gente joven en la periferia. El tiempo que pasé en el distrito de Melanesia, y especialmente en Papúa Nueva Guinea, me dio la oportunidad de cumplir este sueño. Hace tres años, regresé a Australia y fui nombrado vice provincial.

 

¿Cómo fue su experiencia de su elección?

Ser elegido para formar parte del Consejo general fue un privilegio que no me esperaba. Aprecio mucho la confianza que los Hermanos tienen en mi capacidad de contribuir al Instituto a nivel internacional. Las expresiones de apoyo de muchos Hermanos fueron bastante emocionantes. También experimenté una sensación de emoción y anticipación en la tarea que enfrenta el consejo general, mientras buscamos contribuir a la dirección futura de la vida y misión marista. Es emocionante los cambios que conlleva el trasladarse al otro lado del mundo durante ocho años y comenzar un nuevo rol significante. Con una mezcla de emoción y esperanza, también me sentí triste al irme de Australia después de estar en mi país nativo por solo tres años. Inicialmente, me sentí inseguro en mi nuevo rol y en lo que podría lograr como Consejero general. Estoy seguro de que esto cambiará con el tiempo. Finalmente, también me di cuenta de mis propias limitaciones. No soy lingüista y tendré que aprender otro idioma. Con suerte, podré hacerlo.

 

¿Cómo estás viviendo tu nueva vida en la Casa general hasta ahora?
¿La nueva vida en la Casa general?

La transición de Australia a la casa general en Roma ha sido difícil a veces, pero también me ha dado una gran esperanza para el futuro. Los Hermanos de la comunidad aquí me dieron una bienvenida muy sincera y me estoy acostumbrando poco a poco al ritmo de la vida. La comunidad del Consejo general es una comunidad de servicio al Instituto y sé que esto llevará a algunas experiencias extraordinarias de misión y fraternidad. El Consejo general ha dado prioridad a formar una comunidad que sea un hogar, parecida a nuestra experiencia del Capítulo general. Esto es un buen augurio para el futuro.

 

Teniendo en cuenta la reflexión del Capítulo general, ¿cuáles cree que deberían ser las líneas de acción del Consejo durante los próximos ocho años?

Las convocatorias del Capítulo general ofrecen al Instituto la posibilidad de un nuevo comienzo. El lenguaje utilizado en las llamadas nos ofrece una nueva forma de entender el futuro de la vida y la misión marista. La vida de este Consejo general acaba de iniciar y solo hemos comenzado a reflexionar sobre las llamadas del Capítulo general y el futuro que nos ofrecen. Abordo la tarea de desarrollar los planes del Consejo general con un gran sentido de esperanza para los próximos ocho años. Creo que nos dará la oportunidad de aventurarnos una vez más a lo desconocido y poner nuestra confianza en la misericordia de Dios.

2526 visitas