Inicio > Noticias > Casa general: Nueva fiesta litúrgica en el calendario romano: María Madre de la Iglesia

Llamadas del XXII Capítulo General

 


 



NoticiasElegir

  • Noticias
  • 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004
  • Más populares | Estadística
  • Calendario
  • Última noticia

 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

España: Encuentro de las fraternidades de la Provincia Ibérica en Lardero

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades


FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

19 septiembre

N. S. de la Salette
Santos: Jenaro, Susana

Calendario marista - septiembre

Agios.Mar 19

 

Archivo

Nueva fiesta litúrgica en el calendario romano: María Madre de la Iglesia

08/04/2018: Casa general

El Papa Francisco ha determinado que la memoria de la Bienaventurada Virgen María, Madre Iglesia, se inscriba en el calendario romano y se celebre todos los años el lunes después de Pentecostés como “memoria obligatoria". En el caso de coincidencia con otra memoria de un santo o beato, la prevalencia es para María Madre de la Iglesia.

La advocación de María Madre de la Iglesia es fruto del Concilio Vaticano II y refleja la orientación de los Papas postconciliares. Fue Pablo VI, en la promulgación de la Lumen Gentium quien declaró a María Madre de la Iglesia. El mismo Papa Pablo VI difunde esta advocación en el documeto Marialis Cultus de 1974. Y en previsión del Año Santo de 1975, la Congregación para el culto divino propuso una misa votiva en honor de María Madre de la Iglesia, y de esta manera se introdujo en el Misal. Por su parte Juan Pablo II otorgó a las Conferencias episcopales autorización para agregar la invocación de Madre de la Iglesia en las Letanías lauretanas.

_______________

H. Antonio Martínez Estaún, Postulador

 Maristas - Al estilo de María
Acqua de la Roca 25

La relación de Marcelino con María estaba profundamente marcada por una afectiva y total confianza en Ella, a quien veía como “Buena Madre”*, porque suya era la obra que había emprendido. Él nos dejó escrito: Sin María no somos nada y con María lo tenemos todo, porque María tiene siempre a su adorable Hijo en sus brazos o en su corazón. Esta convicción lo acompañó a lo largo de toda su vida. Jesús y María eran el tesoro donde Marcelino había aprendido a poner su corazón. Esta íntima relación ayudó a modelar la dimensión mariana de nuestra espiritualidad. En nuestra tradición, la expresión “Recurso Ordinario” resume nuestra constante confianza en María. El lema Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús, atribuido a Champagnat por su biógrafo, recoge la relación estrecha que hay entre el Hijo y la madre, así como la actitud de confianza en María que tenía el fundador y que nosotros estamos llamados a imitar.

2584 visitas