Home > Marist World > Peru: Desastres naturales ocurridos en Chosica y Santa Eulalia

 



Wherever you go

Rule of Life of the Marist Brothers


 



 


Social networking

Marist Brothers

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Today's picture

Spain: Ad hoc commission on the Global Network of Marist Schools - Guardamar

Marist Brothers - Archive of pictures

Archive of pictures

 

Latest updates

 


Calls of the XXII General Chapter



FMSI


Archive of updates

 

Marist Calendar

6 December

Saint Nicholas

Marist Calendar - December

Desastres naturales ocurridos en Chosica y Santa Eulalia

 

Archive: 2019 | 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004

01/04/2015: Peru

 

Queridos hermanos, laicas y laicos: les reenvío este mensaje del hermano Óscar sobre la realidad de los desastres naturales ocurridos en Chosica y Santa Eulalia. También seguimos recordando la complicada situación en la región norte de Chile, desde Antofagasta hasta la parte norte de La Serena, causados también por las fuertes lluvias. Todo ello está haciendo vivir la solidaridad cocreta (H. Saturnino - Provincial Santa María de los Andes).

class=imgshadow___________________

Apreciada familia marista.

Reciban mi saludo a puertas de la celebración de Semana Santa y también los buenos deseos de que esta fiesta sea una oportunidad de celebrar y vivir en comunidad y/o familia la fe en Jesús: Pasión, Muerte y Resurrección, para que así, sigamos dando testimonio del amor y misericordia de Dios con humanidad y fortalecer nuestra fe.

Como es de conocimiento de todos, la semana pasada los desastres naturales en la zona de Santa Eulalia y Chosica ha sido de gran magnitud, razón por la cual el gobierno los declaró en emergencia. Aquí, la situación de muchas familias es de dolor por la pérdida de sus propiedades, en algunos casos de todo, casa y pertenencias, y otros están muy afectados emocionalmente.

En este contexto, nuestro colegio Marcelino Champagnat fue afectado por uno de los huaycos que inundó de agua y lodo los patios de primaria y secundaria, los jardines, la cancha de fútbol y algunas aulas. El susto vivido aquel día por un grupo de profesores y alumnos del colegio, unos 50 aproximadamente, fue muy fuerte. Gracias a Dios, lo coordinado durante los incidentes a cargo de la dirección y los profesores, aseguró el resguardo propio y el de los alumnos, quienes después del huayco fueron evacuando a la casa de Villa Marista donde recibieron atención por los hermanos con alimento y abrigo. En las horas siguientes, venciendo las dificultades de peligro dejada por el huayco, los padres de familia que pudieron llegar a la Villa recogieron a sus hijos. Sin embargo, por la situación en que quedaron las vías de transporte, fue necesario que un pequeño número de alumnos, profesores y algún padre fe familia, pernoctase en la casa de Villa Marista. Al día siguiente, muy temprano, emprendieron retorno a sus casas. Lo compartido en estas líneas hoy es recuerdo que contrasta con el panorama desolador de otros lugares vecinos fuertemente afectados.

Luego de esta situación, al día siguiente, se procedió a la recuperación de los espacios afectados y de la limpieza del colegio. Aquí se observó la pronta colaboración y solidaridad de los padres de familia, exalumnos, alumnos  y profesores, quienes fueron llegando para ayudar, generándose un ambiente de familia marista solidaria, donando su tiempo, energía y aliento para recuperar el colegio y dejarlo en las mejores condiciones para recibir a los alumnos en cuanto lo determine la Ugel. Hay que resaltar y agradecer en este afán solidario, la presencia de la brigada de apoyo del colegio Padre Champagnat de los Olivos, que se hizo presente con unas cuarenta personas para ayudar. Al frente estaba su director, el Sr. Héctor Ramírez, exalumno de la Universidad Marcelino Champagnat.

La situación de Santa Eulalia y Chosica motivó y desplegó nuestro gesto solidario en todas las obras maristas, a quienes a través de un comunicado se les pidió efectuar una campaña de recolección de víveres no perecibles, ropa, frazadas y otros. La respuesta generosa y abundante no se hizo espera y ahora estamos coordinando la entrega de los donativos. Gracias a todos nuestros alumnos que se hicieron presentes con esta colaboración que será de ayuda para las familias más damnificadas, entre ellas, las familias de nuestros alumnos.

Por otro lado, agradecemos a los directores y administradores que ayudaron con el envío de personal de mantenimiento para ayudar en la limpieza y remoción de tierra y agua, así como, con el envío de materiales y herramientas: palas, carretillas, escobas, mangueras, bomba extractora de agua... Gracias a los trabajadores de mantenimiento que vinieron y gracias también al equipo de solidaridad que sigue coordinando esta ayuda junto con el Secretariado de Misión.

En este momento, es satisfactorio comunicar que el colegio ha quedado limpio y listo en gran parte para recibir a los alumnos. Por otro lado, ahora se realizará la evaluación de los daños ocurridos a la  infraestructura y objetos materiales del colegio, para dar otros pasos de ayuda posterior, además de averiguar la situación en que hayan quedado las familias de nuestros alumnos más afectados y tomar las decisiones pertinentes.

Antes de terminar, quiero agradecer y alentar al Director del colegio, Sr. Percy  Villanueva y al consejo directivo del mismo, y con ellos a sus profesores, por la respuesta de esfuerzo y capacidad con que han afrontado esta difícil situación.  Seguiremos apoyándolos en todo lo que esté a nuestro alcance.

Luego de este largo relato de lo ocurrido en Santa Eulalia y Chosica, les comparto también que en la comunidad y en la casa de Villa Marista no hubo daños. Los hermanos están bien, pero tenemos el reporte de dos trabajadores de la casa que han sido fuertemente afectados por el huayco, quienes han perdido casa y pertenencias.

Ante este panorama, nos convocamos y a la vez invitamos a vivir juntos la Semana Santa, acompañando a Jesús en el dolor de nuestros hermanos y deseando que nuestro gesto de ayuda y solidaridad sea la experiencia de luz y resurrección para quienes hoy más lo necesitan.

Reciban un fraternal abrazo,

Hno. Oscar - Miraflores, 30 de marzo de 2015.

812 visits