Inicio > Biblioteca > Nuestra Señora, patrona > Nuestra Señora del Líbano


Bicentenario del Instituto
2 de enero 2017


 




 

 

 


Próximos eventos


 
 

http://www.champagnat.org/000.php?p=432
Loading

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Chile: Buena Madre frente a la cual rezó Marcelino

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

8 diciembre

Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María
1942, consagración del Instituto marista al Corazón Inmaculado de María
Primera fundación marista en Indonesia (1950)

Calendario marista - diciembre

 

Red de sitios maristas

Archivo de novedades

Nuestra Señora del Líbano

 

Patrona del Líbano

EL SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DEL LÌBANO (Por Fray Émile Edde, Centro Católico de Información, Beirut)Desde 1908, las iglesias del Líbano comenzaron a conmemorar el Día de Nuestra Señora del Líbano en una solemne ceremonia, cada primer domingo de mayo. Ese día se erigió la estatua de la Virgen María, en un nuevo santuario sobre las colinas de Harissa. Allí estuvo el anterior Papa, Juan Pablo II, durante su histórica visita al Líbano, en 1997.Es interesante destacar las distintas etapas que atravesó el santuario, desde la idea de su construcción hasta el presente.La idea de construir el santuario.El entonces Patriarca Maronita Elías Hoyek, Patriarca de Antioquía y de Todo Oriente, y el Delegado Apostólico en Líbano y Siria, Arzobispo Carlos Duval, fueron los primeros en concebir la idea de construir el santuario de Nuestra Señora del Líbano.El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX estableció el dogma de la Inmaculada Concepción y lo anunció a través de su autoridad apostólica infalible. El mundo católico se vio conmocionado por este gran evento, que trajo alegría y felicidad a los fieles.En 1904, para conmemorar el cincuentenario del dogma, el patriarca Hoyek y el Arzobispo Carlos Duval, al ver la devoción y la fe del pueblo libanés por la Virgen, pensaron en construir un santuario que perpetuara la memoria de la confirmación de la Inmaculada Concepción y resaltara el amor de los fieles locales hacia María, transmitido a través de las generaciones.Después de consultar con varios obispos y otros dignatarios religiosos, los dos prelados decidieron nombrar al monumento Nuestra Señora del Líbano.Esta idea maravillosa, inmortalizada por la historia, tuvo un amplio impacto. Después de estudios y consultas con varios ingenieros y arquitectos, eligieron la región llamada La Roca, en la cumbre de Harissa.La Roca es una espléndida colina, que domina el panorama de la ciudad de Jounieh, y el Mar Mediterráneo, así como de Beirut y la montaña. Está situada en el barrio de la Embajada del Vaticano (entonces llamada Legación Papal) y a corta distancia de la residencia del Patriarca Maronita de Bkerky, una región de gran belleza.Los constructores eligieron esta colina como símbolo del esplendor y santidad de la Virgen María, Nuestra Señora del Líbano. De esta manera, se erigió un hermoso santuario, con una estatua artística de la Inmaculada Concepción.El monumento fue hecho en Francia de bronce moldeado. Mide 8,50 metros de alto, con un diámetro de 5 metros, y pesa 10 toneladas. Es único por su belleza. La Virgen extiende sus brazos hacia la capital, Beirut, como diciendo: Vengan a mí, fieles, y sean saciados con mis bendiciones. El pedestal es de piedra natural. Tiene una altura de 20 metros, con una plataforma inferior de 64 metros y otra superior de 12 metros. Para llegar a los pies de la estatua, hay que subir por una escalera circular de 103 escalones.El pequeño santuario y el pedestal de la estatua fueron completados a fines de 1907, por el constructor Ibrahim Makhlouf, de Ain-El-Rihaneh, y supervisados luego por el Presidente General de la Asociación de Misioneros Libaneses, Padre Chekrallah Khoury, Arzobispo de Tiro.InauguraciónDespués de completar la construcción del santuario, se fijó la inauguración para el primer domingo de mayo de 1908. En ese día histórico, llegaron delegaciones de todo el mundo, con sus banderas e insignias. Las plazas públicas y las regiones vecinas estuvieron colmadas de gente.A las 10 de la mañana, el Delegado Apostólico Frediano Giannini comenzó la ceremonia religiosa con la bendición del santuario y de la estatua. Luego, Su Beatitud el Patriarca celebró la Misa Pontificia junto con varios obispos y sacerdotes. Estaban presentes el gobernador de Monte Líbano, el brigadier del ejército libanés y otros altos funcionarios.Durante la misa, Su Beatitud dio una elocuente homilía sobre el amor de los libaneses y su destacada devoción a la Virgen María. La celebración concluyó con una procesión con la imagen de la Virgen en la plaza del santuario, y Su Beatitud anunció que el aniversario de Nuestra Señora del Líbano se celebraría todos los primeros domingos de mayo. ------------ María en el CristianismoA pesar de ser una figura con pocas (aunque muy importantes) menciones en los evangelios, con el paso de los siglos, la atención sobre la persona de María se acrecentó de forma notable. En el siglo II, San Ireneo de Lyon denominaba a María “nuestra más eminente abogada”[37] [38] y su figura aparecía representada en las catacumbas de Priscila en Roma.[36] También en el siglo II, se decía de Ella: “Y en Ti, hasta el último día, el Señor hará ver la redención por Él concedida a los hijos de Israel.” (Protoevangelio de Santiago) De modo que llegaron a surgir en las reflexiones sobre ella todo tipo de virtudes y cualidades. Sin embargo, se debe mencionar que en los orígenes del cristianismo, es decir, en el Siglo I, y en el Nuevo Testamento, no existen demasiados indicios acerca de María.[39] Cabe mencionar que algunos ven en la veneración a María similitudes con la veneración de mujeres en otras culturas paganas.[40] [41] María en las iglesias católica, ortodoxa y copta:Como la doctrina de la Trinidad considera a Jesús una de las personas divinas (Padre, Hijo y Espíritu Santo), se le da a María el título de theotokos, Madre de Dios. Isabel había dicho: «¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» (Lc 1,45). Aquí el Señor es indudablemente Dios. Por lo tanto cuando a continuación la llama: la madre de mi Señor, la referencia es muy clara: la consideraba Madre de Dios.Según la teología ortodoxa y también católica, es correcto denominarla de esta forma pues Jesús unía en una misma persona dos naturalezas (la humana y la divina), y cuando se habla de María como Madre de Dios se refiere a María como madre de Jesús en toda su persona. La ortodoxia encuentra correcto el referirse a María como Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo, y Esposa del Espíritu Santo. Su razonamiento lógico es el siguiente; Si Jesús es Dios y María es madre de Jesús, entonces María es Madre de Dios. La encarnación significa que en un instante la segunda Persona de la Trinidad, el Verbo, de naturaleza divina, asumió plenamente la naturaleza humana -sin menoscabo de su condición divina- al ser concebido milagrosamente en María. Como fue instantánea y esencial, María en ese momento empezó a ser madre de Jesús: hombre-Dios.Para los cristianos y, con mayor énfasis, en la teología católica, ortodoxa y anglicana, se ponen de manifiesto un conjunto de paradojas marianas que sólo pueden ser contempladas en el marco de la fe, ya que forman parte del misterio mismo de Dios, que quiso hacerse niño. Esas paradojas fueron recopiladas por Castán Lacoma, y hacen referencia a las gracias extraordinarias de las que fue depositaria María, en orden a su maternidad. Por ser la madre de Cristo –considerado el Verbo encarnado, Dios mismo–, María es: * la que dio el ser al creador de todo, * la que engendró al mismo que la había creado a ella, * la que existía antes que Dios... se encarnara, * la que encerró en su seno al Inmenso e Infinito, * aquella que encerró en sus entrañas a quien no cabe en todo el mundo, * la que sostuvo en sus brazos al que todo lo sustenta, * la que tuvo obligación de ejercer vigilancia materna sobre el que todo lo ve, * la que tuvo a su cuidado al Dios que cuida de todos, * la que tocó los confines de quien no tiene fin.[32]En la iglesia ortodoxa también existe la creencia de la Santísima dormición de la Virgen María; en Jerusalén se encuentra la benedictina Abadía de Hagia Maria o de la Dormición, en cuya cripta se dice descendió María y fue dormida antes de su asunción al cielo. Por otro lado también se cree lo dicho por los padres de la Iglesia desde San Melitón de Sardes en el siglo II después de Cristo de que María fue coronada en el cielo después de su asunción, basándose esto en el relato del libro del Apocalipsis en el capítulo 12. En la iglesia católica, la Coronación de María es el 5to. Misterio glorioso del Rosario.( Apud:http://es.wikipedia.org/wiki/Virgen_Mar%C3%ADa )

_____________________________
http://www.ellibano.com.ar/Turismo/Sant.nuest.sen.htm