Inicio > Biblioteca > Boletín marista > Número 221 (11.11.2005)


Bicentenario del Instituto
2 de enero 2017


 




 


Próximos eventos


 
 

http://www.champagnat.org/000.php?p=432
Loading

Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Chile: Buena Madre frente a la cual rezó Marcelino

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

Archivo de novedades

 

Calendario marista

8 diciembre

Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María
1942, consagración del Instituto marista al Corazón Inmaculado de María
Primera fundación marista en Indonesia (1950)

Calendario marista - diciembre

 

Red de sitios maristas

Archivo de novedades

Boletín marista - Número 221

 

Hno. Pierre Sanié, un jubilado trabajando en el campo de la salud
11.11.2005

Bajar WORD

A. M. Estaún

El hermano Pierre Sanié ha coincidido conmigo en el retiro que la Provincia ha organizado en el Hermitage. Hemos compartido en pequeño grupo algunas experiencias de vida. Es la primera vez que coincidimos juntos. Ésta es una consecuencia de la reestructuración que nos ha abierto a la internacionalidad. He tenido la oportunidad -interesante- de conocer qué hace un hermano jubilado. Después de la cena del 18 de julio de 2005, junto a la estatua de Nuestra Señora de las Victorias, en el Hermitage, le insinúo que comparta conmigo algunas de las experiencias más importantes de su vida marista.

¿Dónde has estado, cuáles han sido tus actividades más significativas?
Me presento, soy el hermano Pierre, marista, profesional de la enseñanza jubilado. He sido educador en internados durante toda una carrera, 40 años.

¿Dónde resides, en qué comunidad estás?
En Aubenas.

Trabajas pastoralmente en el campo de la salud. ¿En qué consiste tu actividad pastoral?
Voy a los hospitales de la ciudad para ayudar a los enfermos como si fuera un sacerdote, ya que éstos no pueden acudir a los numerosos lugares desde donde los llaman. Formo parte de un equipo, que es numeroso (alrededor de 20 personas) Algunos de ellos se prestan a acompañar a enfermos terminales (5 personas)

¿Por qué te has dedicado a la pastoral de los enfermos?
Al volver a una ciudad después de una ausencia de varios años, mis ojos eran nuevos, vi las necesidades más clamorosas y me comprometí..

Tu trabajo pastoral, ¿es una realización personal o trabajas en colaboración con otras personas?
Solo no se puede hacer NADA. El equipo, muy integrado, tiene un contacto diario (durante una hora o menos) y en caso de crisis hacemos un balance directo y sincero de nuestra acción. Cada uno escribe lo que tiene que decir y se lo lee a los demás miembros del equipo, de rodillas antes el Señor en la capilla del hospital.

¿Cuántas horas dedicas a la pastoral de la salud?
Había prometido en un primer momento hacer 20 horas a la semana. Siempre he pasado de las 35. Pero no se lleva la cuenta.

Tu actividad pastoral, ¿es un trabajo directo con los enfermos o también mantienes contactos con las familias de las personas enfermas?
Nosotros vemos a los enfermos con la mayor frecuencia posible (a algunos diariamente) Y nos vemos también con las familias. Con ellas es donde yo tengo más dificultad. Al estar tan a menudo con el enfermo, va surgiendo una confianza mutua y la persona se te abre fácilmente. Y no es raro que alguno te diga : Es usted el primero a quien se lo cuento. Ni siquiera se lo he dicho a mi mujer (o a mi esposo, según el caso) Cuando llegan los ultimos días es cuando cuesta hacer ver a la familia la realidad de la muerte que se acerca. El enfermo, consciente o no, ya ha aceptado sus plazos.

¿Las instituciones en las que trabajas pastoralmente pertenecen al servicio público de salud o son de particulares?
Nosotros trabajamos en todos los hospitales civiles de la ciudad, y el equipo recurre a mí especialmente cuando se trata de enfermos jóvenes.

¿Vuestra atención pastoral se dirige a personas creyentes que tienen alguna relación con la parroquia o con otras instituciones de creyentes, o tenéis otras perspectivas en vuestro trabajo?
No hacemos diferencias entre creyentes o no creyentes, cristianos o no cristianos. En ocasiones me he puesto en contacto con los pastores de otros cultos.

¿Qué hace un hermano marista en el campo de la salud?
Un hermano marista, o cualquier otro religioso, responde a una necesidad real que hay en su parroquia. Después de haber visto la realidad, he respondido a una exigencia que me ha parecido importante. El trabajo en equipo ha sido un elemento que me ha ayudado a tomar una decisión.

¿Qué tipo de exigencias te plantea la dedicación a personas enfermas?
He tenido que prepararme a los largo de dos cursos, durante dos días al mes. Lo más importante es estar disponible para el enfermo (sin estar por ello pegado al teléfono). Cuando voy a ver a un enfermo, me preparo mentalmente, sabiendo qué es lo que él quiere.

¿El dolor margina a la persona?
El dolor, la enfermedad, la minusvalía, marginan a la persona y con frecuencia la persona sufre psicológicamente además de la enfermedad.

Si alguien quisiera dedicarse a este tipo de pastoral, ¿qué recomendaciones le harías? ¿Cómo hay que tratar a un enfermo desde el punto de vista pastoral?
Hay que formarse al lado de personas cristianas que conocen bien el mundo de los enfermos. Se acabaron los tiempos en que bastaba con la buena voluntad. Hemos cometido errores monumentales al hacerlo de esa forma. No existen soluciones mágicas. Pero después de varios meses de actividad nos hemos dicho: el enfermo es Cristo que está delante de mí.

2926 visitas