Home > E-maristes > Champagnat > Letters of Champagnat > Carta de Marcelino - 016

 


Wherever you go

Rule of Life of the Marist Brothers


 



 


Social networking

Marist Brothers

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Today's picture

Hong Kong: St. Francis Xavier's School Tsuen Wan

Marist Brothers - Archive of pictures

Archive of pictures

 

Latest updates

 


Calls of the XXII General Chapter



FMSI


Archive of updates

 

Marist Calendar

12 November

Saint Josaphat

Marist Calendar - November

Carta de Marcelino - 016

 

Br. Marcellin Champagnat
15/08/1830


In other languages
English  Français  Português  

Esta carta es, sin duda, una circular destinada a todas las comunidades. En efecto, el original tiene señales de otra carta que se habría aplicado sobre la hoja antes de que la tinta se secara. Estas señales nos dejan entrever, por lo menos al principio, el mismo texto que la propia carta. Se puede concluir que, en sus inicios, M. Champagnat copiaba personalmente sus cartas circulares para las 18 comunidades que tenía entonces el Instituto, con la posible excepción de las que iba a visitar en los días siguientes; en estos casos, aprovecharía la ocasión para transmitirles su contenido de viva voz.
Por lo que se refiere a las vacaciones, «desde que la comunidad había bajado a l’Hermitage, habían sido y eran aún de dos meses, como antes» (Avit, AA, p. 98). Ahora bien, sabemos por otros datos que las clases se reanudaban por Todos los Santos. Las vacaciones empezaban, pues, de ordinario, a primeros de septiembre. ¿Por qué, ante los disturbios sociales de la época, era preferible retrasar quince días el inicio de las vacaciones? No lo sabemos bien. Para hacerse una idea de la atmósfera social de esta época, ver la introducción a este capítulo y además, BCT, pp. 179-183; Avit, AA, pp. 96-98; 0M I, pp. 481-482.

¡Viva Jesús, viva María, viva San José! Mis buenos amigos:

Me temo no haberles advertido que las vacaciones no empezarán hasta el quince de septiembre. Todos los Sres. Párrocos lo desean y dicen que interesa a la gloria de Dios.
No se asusten, tenemos a María como defensa. Todos nuestros cabellos están contados, no caerá ni uno solo de ellos sin que Dios lo permita. Estemos convencidos de que no tenemos mayor enemigo que nosotros mismos. Sólo nosotros podemos hacernos daño, nadie más puede hacérnoslo. Dios ha dicho al malvado: hasta aquí llegarás y de aquí no pasarás.
Los dejo en los Sagrados Corazones de Jesús y de María. No los olvidamos en nuestras oraciones. Recen también por nosotros. Tengo el honor de ser su afectísimo Padre en J. y M.
Champagnat,
Sup de los Hnos.

L’Hermitage de María, 5 de agosto de 1830.

3751 visits