Home > E-maristes > Champagnat > Letters of Champagnat > Carta de Marcelino - 067

 


Wherever you go

Rule of Life of the Marist Brothers


 



 


Social networking

Marist Brothers

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Today's picture

Hong Kong: St. Francis Xavier's School Tsuen Wan

Marist Brothers - Archive of pictures

Archive of pictures

 

Latest updates

 


Calls of the XXII General Chapter



FMSI


Archive of updates

 

Marist Calendar

12 November

Saint Josaphat

Marist Calendar - November

Carta de Marcelino - 067

 

Br. Marcellin Champagnat
28/08/1836


In other languages
English  Français  Português  

El 24 ó 25 de agosto, en compañía de Mons. Pompallier y del Padre Chanut, que van a arreglar los asuntos de su viaje a Oceanía, el Padre Champagnat se dirige a Paris con la esperanza de arrancar al gobierno la última firma para la autorización de su Congregación. Lleva una carta de recomendación de Mons. Gaston de Pins, escrita en Lyon el 24 de agosto de 1836, y dirigida a Su Excelencia el Sr. Pelet de la Lozère, Ministro de Instrucción Pública, París (Cf. Répertoires): «Señor Ministro, la noble Institución de los Hermanitos de María lleva mucho tiempo esperando ser aprobada. Son Maestros de primaria, dignos del más vivo interés. Realizan un bien inmenso entre la juventud rural. Inspiran a sus alumnos la moral con el mismo acierto que la instrucción, que extienden en los municipios rurales y aislados, y, sólo por esto, prestan ya inmensos servicios a la sociedad. El Consejo Real de Instrucción Pública ya ha aprobado sus estatutos, el 28 de febrero de 1834, con ligeras modificaciones que los Hermanitos de María han aceptado. Nada se oponía, pues, a su autorización. Sin embargo, el correspondiente decreto no ha sido concedido; y es para solicitarlo por lo que el sacerdote Sr. Champagnat comparece ante Vuestra Excelencia; ruego lo acoja con bondad; su celo ardiente por el Instituto de los Hermanitos de María, al que se ha consagrado por entero desde hace muchos años, los éxitos que ha conseguido y su perseverancia en una obra tan difícil y al mismo tiempo tan útil para el público, lo hacen digno de este favor y de obtener la autorización que es objeto de sus deseos y de los míos en bien del interés general.
Tengo el honor de ser, etc.».
Al día siguiente de su llegada, el Padre Champagnat redacta ya la carta siguiente para el Hno. François, pero dirigida también a todos los Hermanos de l’Hermitage.

V. J. M. J.

Desde París, 28 de agosto de 1836, en el Seminario de las Misiones Extranjeras, Rue du Bac, n.° 120.

Muy querido hermano.

Después de tres días y tres noches de marcha , hemos llegado a París, con salud y decididos a intentarlo todo para llevar cada uno sus
asuntos a buen puerto. He hecho el camino sin haber sufrido, como me temía, los dolores que experimento de ordinario, gracias sean dadas a Jesús y María.
Nos alojamos en el Seminario de las Misiones Extranjeras. El digno Superior de esta casa nos ha recibido con admirable bondad. Tenemos las habitaciones contiguas.
iCuánta necesidad tenemos de las oraciones de toda la casa! Me temo mucho que no lograremos nada, pues el Gobierno ha cambiado . No sé si el nuevo nos será favorable. Monseñor Pompallier espera tener una entrevista con el Rey y la Reina. Si puede, hablará al Rey de nuestro asunto.
No se preocupe por mí, estoy muy bien. El pueblo de París me pare-ce muy educado; no nos han dirigido ninguna palabra maleducada. Le escribiré en cuanto haya hecho alguna diligencia para tenerle al corriente de todo.
Le recomiendo que se preocupe mucho de que no ocurra nada contra la disciplina.
Diga a los Sres. Servant, Matricon y Besson cuánto espero de su Santo Sacrificio y de ellos para la alta supervisión. Para los asuntos complicados, pida su consejo y el de los queridos Hermanos Jean-Marie y Stanislas.
Hay que acelerar todo lo posible las obras de la capilla ; que nada se eche a perder. Entiéndase bien con los Sres. Matricon, Besson y los Hnos. Jean-Marie y Stanislas.
Pido, sobre todo, que nadie se quede sin hacer nada. Prepare todo para las vacaciones, ignoro cuándo regresaré de París. Creo que me quedaría con mucho gusto, todo parece muy tranquilo.
Aquí va la dirección por si tiene que escribirme.
Reciban todos la seguridad del tierno afecto con el que tengo el honor de ser, queridos Hermanos, su muy adicto y afectuoso Padre en Jesús y Maria,
Champagnat,
Sup. de los Hnos.

En París, desde el Seminario de las Misiones Extranjeras, Rue du Bac, n.° 120.

3234 visits