Home > E-maristes > Champagnat > Letters of Champagnat > Carta de Marcelino - 158

 


Wherever you go

Rule of Life of the Marist Brothers


 



 


Social networking

Marist Brothers

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Today's picture

Germany: Maristen Gymnasium Furth

Marist Brothers - Archive of pictures

Archive of pictures

 

Latest updates

 


Calls of the XXII General Chapter



FMSI


Archive of updates

 

Marist Calendar

20 October

Saint Martha
1957, the first Marist Brothers set out for Ecuador

Marist Calendar - October

Carta de Marcelino - 158

 

Br. Marcellin Champagnat
25/11/1837


In other languages
English  Français  Português  

El Hno. Sylvestre acaba de ser destinado a La Côte-Saint-André (cf. Répertoires). Esta carta es, con toda seguridad, la respuesta a una de las que la Regla ordenaba escribir al superior. Este deja translucir en su respuesta las preocupaciones del momento: sólo cuatro líneas para animar al Hermano a abrirse a los superiores, ocho para hablar de los misioneros, como si quisiera consolarse de no haber podido marchar con ellos y, luego, cuatro sobre los preparativos de su viaje a París. Además, como hace con frecuencia, desliza un corto mensaje para transmitir a alguno de los Cohermanos de la comunidad, en este caso al Hno. Director. El conjunto denota a un hombre presionado por los mil asuntos que debe afrontar.

Notre-Dame de lHermitage, 25 de noviembre de 1837.

Muy querido Hermano Sylvestre.

Deseo ardientemente, amigo mío, que Jesús y María bendigan sus buenas disposiciones. Su confianza no puede dejar de ser bendecida, conseguirá la victoria, ¡ánimo!, viva siempre con la disposición de dar a conocer sus situaciones a los superiores y directores.
Hemos recibido una carta de nuestros misioneros en camino para Oceanía. Dentro de pocos días les enviaremos a ustedes la copia . El Padre Bret ha muerto durante la travesía a Valparaíso; los demás se encuentran bien y están muy contentos con su vocación. Suspiran ardientemente por llegar a su destino. El celo por la salvación de esos isleños les interesa de manera muy especial. Recemos, queridos Hermanos, recemos por su salvación y la de aquéllos que nos son confiados. El alma de los franceses también es el precio de la sangre de un Dios, lo mismo que la de los idólatras .
Diga al muy querido Hno. Louis-Marie que su situación no quedará sin bendición.
No los olvidamos, ni a los unos ni a los otros. Estamos haciendo los preparativos para Paris. Encomiende intensamente este asunto al Señor para que sólo suceda lo que Dios quiere y nada más; su santa voluntad, eso es todo. Es inútil que pensemos de otra manera, nos agitaríamos en vano, tan sólo la voluntad de Dios.
A Dios, mi querido Hermano, los dejo a todos en los Sagrados Corazones de Jesús María.
Tengo el honor de ser su afectísimo Padre en Jesús y Maria,

Champagnat,
Sup. Hnos. Maristas.

3172 visits