Inicio > Biblioteca > Santos maristas > Hermano Lycarion

Mensaje
del Superior general

 

 

H. Henri Vergès
Beatificación
8 de diciembre

 

 



 


Conectarse

Hermanos maristas

RSS YouTube FaceBook Twitter

 

Foto de hoy

Brasil: Nuevo consejo de la Provincia Brasil Centro-Norte: Provincial, Ir. Ataide J. De Lima, Conselheiros: Antonio Ramalho, Joilson de Souza, Natalino Guilerme de Souza, Maicon Donizete de A. Silva

Hermanos maristas - Archivo de fotos

Archivo de fotos

 

Últimas novedades

 


Llamadas del XXII Capítulo General



FMSI


Archivo de novedades

 

Calendario marista

17 diciembre

Santos: Juan de Mata, Lázaro, Yolanda

Calendario marista - diciembre

Hermano Lycarion

 

21/07/1870 - 27/07/1909

 

El Siervo de Dios Hermano Lycarion
FRANCISCO BENJAMÍN MAY

Asesinado el 27 de julio de 1909
Testigo de la escuela cristiana en la Semana Trágica de Barcelona

 

¿Quién era el hermano Lycarion?

Era un hermano marista, nacido en Suiza, en la aldea de Bagnes, cantón de Valais, el 21 de julio de 1870, sus padres, Mauricio Eugenio y María Virginia, forman una familia de pequeños propietarios agrícolas que viven como excelentes cristianos.

En este ambiente rural vive, se forma y trabaja Benjamín hasta los 18 años.

Su juventud transcurre de una forma corriente, hasta que decide solicitar el ingreso en la Congregación marista, movido por la inquietud que tiene hacia la educación de la juventud y niños necesitados. Al ingresar en los maristas recibe el nombre de Lycarion, esto es el 15 de agosto de 1888. Tras un largo período de estudios religiosos y profanos, va madurando su idea de consagrar todas sus fuerzas a la educación cristiana de la juventud y niños necesitados.

 

En España

Terminada esta primera etapa de su formación, formaliza su consagración a Dios en el Instituto de Hermanos Maristas, el hermano Lycarion es destinado a España. En Mataró (Barcelona) sigue su formación y se perfecciona en la lengua española.

También simultanea sus estudios con la práctica docente en Gerona y Torelló (Barcelona).

En Canet de Mar (Barcelona) desarrolla durante cinco años una gran labor como educador y director.

De aquí, los superiores le destinan a Arceniega (Álava), donde dirige la escuela que los hermanos tienen en esta población.

Sus cualidades personales y los extraordinarios frutos que va cosechando como educador y director hacen que los superiores piensen en él para dirigir la escuela que el Patronato Obrero de San José tiene en el barrio barcelonés de Pueblo Nuevo y que ofrece a los Hermanos Maristas.

El hermano, a pesar de lo difícil y complicado de la misión, acepta, y sin ahorrar esfuerzo pone manos a la obra y abre sus puertas el 1 de octubre de 1906. Los comienzos son muy duros: la casa de los hermanos es apedreada en repetidas ocasiones,

los insultos en la vía pública son frecuentes. Durante algún tiempo los hermanos no pueden ni salir a la calle.

La pedagogía del hermano Lycarion se basa en la práctica, el orden y buen gusto. Los padres muy pronto aprecian los adelantos de sus hijos y la entrega de los religiosos, y acaban por inclinarse a favor de los hermanos y del director.

Pero muy pronto se troncha esta vida repleta de ilusiones puestas por profesores y familiares.

 

La Semana Trágica

Los aspectos sociopoliticorreligiosos de la Semana Trágica los eludimos en esta pequeña síntesis biográfica del hermano Lycarion, únicamente se mencionan para enmarcar su muerte.

Amanece el 26 de julio, con huelga general cuya consigna es «protesta contra la guerra y los abusos del Gobierno.

A las 9 de la mañana la huelga es general en Pueblo Nuevo y otros barrios. A las 11,30 de la noche un grupo de hombres y mujeres se estacionan ante el Patronato Obrero de San José, sito en la calle Wad-Ras, rompen cuanto se presenta a su alcance. Avisan

a la policía, pero cuando llega, ya es tarde: el Patronato arde por los cuatro costados. Las fuerzas del orden sólo pueden proteger a los maristas para trasladarse a su cercana residencia.

 

El martirio

El día 27 comienza con expectación. En Pueblo Nuevo se movilizan las masas con el

propósito de prolongar lo iniciado en el Patronato de San José, y los hermanos son invitados a salir de su residencia por un conocido, les convence a que le sigan sin temor, que es el momento preciso para salir de casa y marchar sin peligro, a pesar de los frecuentes tiroteos que se disparan en las calles de Pueblo Nuevo; y, creen en sus palabras y bajan vestidos de sotana tras el falso amigo. Apenas llega el primero de la

fila -el director- a la calle, grita el engañoso amigo a los revolucionarios dispersos: ¡Aquí los tenéis!, al tiempo que retumba un disparo. Los hermanos, asustadísimos, buscan refugio donde y como pueden, escondiéndose rápidamente en

algunos portales abiertos ... El hermano Lycarion que va delante recibe un balazo y anda herido hasta la pared de enfrente. Allí cae de rodillas, mortalmente herido, y donde

es rematado por los revolucionarios, junta las manos y ora, encomienda su alma a Jesús y María y perdona a sus asesinos.

Su cadáver es trasladado al Hospital Clínico, donde permanece algunos días, de aquí, es conducido al cementerio suroeste (Montjuich) y enterrado en fosa común, como desconocido. Es el primer mártir marista de España y, como tal, humildísimo hasta en su muerte y sepultura.

 

Cómo era el hermano

Como profesor era admirable, sacrificado, celoso del bien de sus discípulos. Preparaba las clases con todo esmero, tanto pedagógica como literariamente. Estaba dotado del don de una bella caligrafía. Diariamente escribía con letra roja en el cuaderno de caligrafía de cada alumno la frase o las letras modelo que los alumnos debían

copiar durante la clase correspondiente.

Explicaba las lecciones con gran interés y claridad según los cánones pedagógicos maristas, pero se esforzaba de modo muy particular en la explicación del Catecismo de la Doctrina Cristiana, y aún con más esmero, si cabe, en la catequesis del sábado

en honor de la Santísima Virgen, de la cual fue el hermano Lycarion un gran devoto.

El hermano Lycarion:

• Sabía estimular a los alumnos con recompensas, alabanzas o reprensiones paternales

dadas siempre a su debido tiempo, y tenía establecidos en la clase dos bandos, llamados

«campo romano», el uno, y «campo cartaginés» el otro. Cada mes se modificaban los bandos y los alumnos del bando vencedor salían de paseo una tarde, mientras los otros se quedaban en clase trabajando.

• Gozaba de aprecio en la población y se le conocía con el nombre de «el hermano santo» .

• Se distinguió especialmente por su trato social de manera que al cabo de un año ya tenía ganada la confianza de todos por su trabajo y su

cariño.

• Fue perseguido y asesinado por haber guardado la fe y la religión de Cristo, por haber llevado a cabo la obra de misericordia de enseñar al que no sabe y haber seguido la vida religiosa como camino seguro de entregarse a los demás.

• Fue un mártir que supo derramar su sangre entre sonrisas de labios y plegarias de corazón.

• Fue un simple maestro de escuela y de escuela pobre, y entre los chicos que asistían a su escuela él difundió el amor de Jesús con su vida de amor y de sacrificio.

 

Por el camino de los santos

En enero de 1967, el Sr. Arzobispo de Barcelona, don Marcelo González Martín, nombra tribunal para incoar el Proceso diocesano de canonización del hermano Lycarion.

En noviembre di 1967 el tribunal entrega la documentación del proceso para ser depositada en la Congregación de los Santos.

 

Oración

Oh Dios omnipotente, que fuiste glorificado por la confesión sangrienta del hermano Lycarion, marista, testigo firme de la escuela cristiana en favor de los niños necesitados, danos por su intercesión aumento de fe, esperanza y caridad en el ejercicio constante

de nuestra vida cristiana y concédenos verle coronado con la aureola de los santos, si ha de ser para gloria tuya y bien del pueblo cristiano.

Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor, Amén.

 


295 visitas