Oración del XXII Capítulo general

 

Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo
llénanos de la fe, visión y valentía
de nuestro fundador San Marcelino,
ahora que hemos iniciado
nuestro tercer centenario
como maristas de Champagnat.

Reunidos en torno a María,
nuestra buena madre,
queremos ser buscadores de Ti,
tejedores de fraternidad
con todos nuestros hermanos y hermanas,
y mensajeros de tu Buena Nueva
para los niños y los jóvenes,
especialmente quienes están en las periferias.

Dios siempre amoroso,
desde nuestra sencilla fundación en La Valla,
cruzamos ahora al umbral
de nuestro tercer centenario
para crear juntos un nuevo comienzo.

Seguros de tu fidelidad, oh Dios,
y de que participamos de la obra de María,
ponemos la preparación, discernimiento
y decisiones de nuestro XXII Capítulo general
bajo tu protección y guía.

Que este tiempo de celebración,de memoria agradecida y de reconciliación,
nos llene de sabiduría, audacia, gratitud y fe.

Y que no dejemos jamás de caminar de prisa
hacia el futuro que nos convoca,
hoy y siempre.

Amén.