Participantes del Capítulo general

Lista de los participantes

 

H. Luis Felipe González Ruiz

Delegado
Nascimiento: Ciudad de México, México (12/09/1974)
Vive en: Ciudad de México, México
Provincia: México Central
Luis Felipe González Ruiz

Nací el día 12 de septiembre (día del Santo nombre de María, fiesta de la familia marista) en el año de 1974, en la Ciudad de México. Tengo la dicha de haber nacido en una familia sencilla y trabajadora, en la que mis padres, Felipe y María Concepción nos educaron en la vida y en la fe a los nueve hijos que fuimos, siendo yo el más pequeño de todos. Siete de mis hermanos están casados y uno más es religioso sacerdote de la Orden de Frailes Menores.

Estudié la educación básica en la Escuela Tabasco, marista, y de ahí inicié la aventura de la vocación. Realicé mi noviciado bajo el acompañamiento del Hno. Basilio Rueda, hice mis primeros votos el 24 de junio de 1995 y los votos perpetuos el 19 de abril de 2001.

La mayor parte de mi vida marista la he compartido en el ámbito de las casas de formación, habiendo estado siete años en el Aspirantado y nueve años más en el Noviciado Interprovincial de México (siete de ellos como maestro de novicios). Además, he estado un año en la Escuela Miravalles, de la periferia de la ciudad de México y un semestre en la misión indígena en el estado de Chiapas, México. Desde hace poco más de un año coordino el Equipo Provincial de Pastoral Educativa de México Central.

Tuve la dicha de realizar el curso de formadores en el año de 2005 realizado en Nairobi. Actualmente también participo en el Consejo Provincial, en la Comisión Internacional de Hermanos Hoy y en la Subcomisión Interamericana de Hermanos Hoy.

Termino diciendo que me considero una persona sencilla, hombre de escucha y de fe, agradecido a Dios por la vida y comprometido por mis hermanos y la misión

Maristas de Champagnat: desde la sólida vivencia de la Espiritualidad Marista, vamos ligeros al encuentro Apostólico allí donde la vida clama, siendo portadores de la misericordia del Padre y la tierna mirada de María.